Pofesional

mayo 18, 2008

¡Me he hecho mayor!

Al fin me enviaron al exterior a trabajar como consultor de verdad. De martes a miércoles estuve en ABN AMRO instalándoles un programa para recoger datos de grandes grupos de computadoras.

Ha sido una experiencia muy interesante, he visto como funciona el departamento de computación de un banco, he trabajado en el corazón del distrito financiero, y he visto que trabajar como consultor no es muy diferente de trabajar como si te contratara el banco mismo.

El banco ocupaba todas las plantas menos una de un edificio anónimo de diez plantas al final de Bishopsgate. Yo he estado trabajando en la quinta donde habría otras cien personas que se dedicaban principalmente a soporte técnico para el resto de los empleados. Al igual que en mi empresa apenas había ingleses.

Welcome to the machine

Las instalaciones eran de lujo, los sillones son Aeron, las podeís buscar en internet, cuestan un pastón y son lo mejor que hay. De dos a cuatro monitores por persona. Pero no podía escuchar música y la seguridad era férrea. El grupo que me había contratado tuvo que sudar tinta para que los de seguridad (informática, no física) me dejaran hacer mi trabajo. Y yo tuve que sudar bastante para poder hacerlo en los estrechos márgenes que me dejaban.

Me quedé convencido de que trabajar para un banco no es la panacea. Cobran lo mismo que yo, tienen un trabajo mucho más repetitivo y aburrido, tienen mucho menos control sobre su vida diaria y encima van a ir todos a la calle porque el banco se fusiona con RBS y por culpa de la crisis crediticia. Los dos empleados con los que estuve trabajando allí (Khalid, saudí y Daniel Chan, marbellí de padres chinos) me dijeron que sabían con toda seguridad que los despedirían al cabo de unos meses, y a ninguno le importaba un carajo.

Lo mejor de trabajar allí era sin duda estar en el corazón financiero. Mi propia compañia esta en el borde del mismo, incluso un poco fuera si me apuras, Bishopsgate Street es la calle donde se encuentran casi todos los bancos. No oficinas de ateción al público, sino los edificios donde se mueven las estrategias financieras. Según Dan de cada treinta personas que se ven en esa zona una es millonaria en libras. Caminar hasta el banco desde London Bridge es todo rascacielos, trajeados y trajeadas, y cosas que huelen a dinero en general.

Y ahora soy un consultor de verdad, mis compañeros en el banco me dijeron que mi compañía les había cobrado un pastón por mandarme allí una semana, lo que quiere decir dos cosas. Me consideran un consultor senior, y esta semana probablemente ha cubierto mi sueldo de un mes. Eso unido a que todo el mundo pareció quedar mi contento con mi trabajo se tendrá en cuenta dentro de dos meses y medio cuando termine mi periodo de prueba.

Esta semana a ver que me dicen mis jefes en la oficina de todo esto, ya os contaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: