Merecido relax

febrero 3, 2008

Después de mi primera semana de trabajo este fin de semana me ha sentado de lujo. Cada uno de los días ha tenido sus detalles que en general me han servido para sentirme cada vez más cómodo.

El jueves y el viernes en el trabajo estuve siguiendo un seminario sobre DataSynapse, que es la plataforma grid más extendida con mucha diferencia en entornos comerciales. Aquí nadie da un duro por Globus, eso es como linux hace diez años, prometedor pero impracticable en el mundo empresarial. Ese seminario me sirvió para aprender cosas que me serán útiles pero también para conocer mejor a la gente de mi empresa, ya que el ponente y tres alumnos eramos empleados, los otros tres alumnos eran trabajadores de IBM.

Y para rematar el viernes me tome las tradicionales pintas con compañeros del curro, que eso ya se sabe que es lo mejor para socializar. Sin embargo me decepcionó un poco porque todos menos los tres españoles de la empresa se retiraron muy pronto, y con muy pronto me refiero a antes de cenar. Y encima las pintas no fueron de Guiness, como a mí me apetecía, sino de Mahou porque nos fuimos a un bar español, por decisión de los no españoles, que conste. Pero en general contento por haber empezado a salir sin necesidad de la gente del piso.

El sábado fue el día de bajar al Sainsbury’s a por un nórdico más gordo. Me crucé a Anderson en la cocina, y como ya me había ofrecido su coche el fin de semana anterior, se lo pedí. ¡Qué emoción, conducir al revés!. Desorienta muchísimo, y es muy difícil calcular el tamaño del coche. Para que os hagais una idea a los treinta segundos le aticé con el retrovisor del lado del pasajero a un coche que había aparcado. No hubo daños y nadie me vió, menos mal.

De paso que estaba en el Sainsbury’s, y como ahora ya no tengo problemas de pasta, me compré un iPod nano de los nuevos, que es una chulada y utilizaré todos los días en el tren y en el curro.  Si en comparación con el sueldo aquí algunas cosas son más caras que en España, como el transporte público, otras son ridículamente baratas, como los aparatos tecnológicos. Comida y ropa vienen a costar igual. El caso es que ahora vivo mucho más cómodo con una cama blandita y calentita y música para entretenerme mientras me desplazo.

Y hoy me he ido a Camdem, al mercadillo. Hacía un frío muy desagradable, y había mucha gente, y muchos españoles. Además no me podía comprar camisetas porque ahora ya no las llevo nunca, lo cual me ha dado mucha rabia. Cuando venga alguien de visita sin duda volveré a ir, porque es un sitio estupendo para comprar sobre todo ropa.

Mañana empiezo la segunda semana en el trabajo, y puede que hasta haga algo de trabajo de verdad, a ver si hay suerte. En cualquier caso se me pasará mucho más rápido y más fácil.

Gastos, muchísimos:

  • Cervezas en un bar de tapas: 15£
  • Cena en un restaurante español: 10£
  • iPod: 130£
  • Menaje: 21.89£
  • 2 Camisas baratas: 8£
  • Azúcar y café: 1.21£
  • Leche, spaghetti y otras cosas: 3.26£
  • Agua y una manzana: 0.75£
  • Músico en Euston: 0.20£
  • Pannetone: 0.99£
  • Maletín de piel: 16£
  • Gorra tipo chanquete: 10£
  • Leche, pan, fruta y tal: 5.79£
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: