Paranoias laborales

febrero 24, 2008

Esta semana ha sido muy estresante en el trabajo por las dudas que fueron creciendo en mi cabeza sobre mi posición y futuro en la empresa. Afortunadamente cuando estas dudas se disiparon me dejaron con mucha seguridad y ahora puedo enfocarme en otros objetivos más a largo plazo.

Explicaré todo ésto un poco mejor. Yo creía que esta semana me enviarían a un banco a instalarles Ganglia y que ello me llevaría una semana. Pensaba que de ello si hacía un buen trabajo obtendría de mis jefes una mayor confianza en mi capacidad y por tanto más tranquilidad, no hay que olvidar que estoy en periodo de pruebas hasta julio y que me podrían despedir en el momento que crean que no les voy a ser rentable.

El lunes fui a la oficina pensando que antes del almuerzo me iría hacia el banco, tenía como trabajo aparte revisar algo de documentación y de software para un workshop que hacemos, que la última vez pudo haber salido un poco mejor. Me puse a trabajar en eso y fue pasando el día, sin que nadie pudiera decirme cuando saldría para el banco, y así terminó la jornada.

El martes supuse entonces que empezaría, seguí revisando ese software y la documentación, probando programas de virtualización para hacer un entorno a medida para el workshop. Nadie me había pedido realmente ese trabajo, pero no veía ninguna otra cosa que pudiera hacer en ese momento.

Y entonces llegan un par de correos, el administrativo que lleva mi proyecto con el banco preguntando que si saben cuando empezaremos y el responsable en el banco diciendo que la burocracia lleva su tiempo y que no empezaremos hasta dentro de cuatro o seis semanas.

Puta madre, ¿y ahora yo qué hago?, sigo trabajando en lo mismo, estudiando otras cosas, tratando de parecer ocupado mientras alguien me da más trabajo. Durante ese día y los siguientes parece que me van a mandar hacer algo con el equipo que está desarrollando un sistema para alquilar tiempo de computación en servidores, pero no se materializa en nada. Están muy ocupados, la fecha de entrega está a mes y medio de distancia, y tal vez no sea razonable meterme a estas alturas en el proyecto. Pero yo realmente no sé lo que pasa, y me siento bastante inútil.

Es importante darse cuenta que sentirse inútil en una empresa que te paga un pastón y que tiene mucho trabajo y fechas de entrega cercanas, mientras se está en periodo de pruebas, es horrible. Después de todo, si no son capaces de encontrarme algo en lo que pueda ayudar y ser productivo, ¿para qué me van a mantener en la empresa?

El jueves a última hora se desataron los acontecimientos, en una media hora se me acercaron tres personas con diferentes tareas preguntándome si sería capaz de llevarlas a cabo. Según me comentaron más tarde, había habido una reunión con el jefe del departamento y cada vez que salía alguien que decía que necesitaba ayuda el jefe respondía que me lo cargaran a mí. Por tanto la impresión de que estaban buscando desesperadamente algo para que yo fuera útil se quedaba bastante confirmada.

Esa noche fue la que lo pasé peor, tratando de quitarme de encima la sensación de haber pasado la semana sin hacer nada y con el jefe bien consciente de ello.

El viernes me moví un poco, consiguiendo de las tareas que me proponían una de programación en java que me llevará dos o tres semanas como poco. Poco a poco otras piezas comenzaron a encajar que me tranquilizarían.

Por ejemplo ví en la propuesta de mi proyecto con el banco que lo que cobramos por ese proyecto paga tres meses de mi sueldo, sin requerir el trabajo de nadie más. En efecto eso me rentabiliza de cara a la empresa el primer mes que he pasado, el mes que queda para que empiece el proyecto y el mes siguiente.

También vi en un documento información de cuánto debemos cobrar a las empresas por un proyecto, y vi que el trabajo de un analista junior como yo le sale gratis a la empresa que contrata el proyecto los primeros cuatro meses. Razonando un poco eso quiere decir que mi empresa no espera obtener ningún beneficio de mí en los primeros cuatro meses.

Claramente todas las preocupaciones que habéis leído en los párrafos anteriores son paranoias mías, que probablemente a más de alguno os habrán parecido evidentes desde el principio. Es más difícil darse cuenta cuando eres el que sufre las paranoias que cuando se es un espectador.

Es evidente que la empresa no espera nada de mí en los primeros meses, y que en el único caso en el que me echarían sería por problemas de carácter. Es muy costoso encontrar gente cualificada aquí en Londres. Si el jefe de departamento estaba preocupado por que yo estuviera inactivo, era por que él sentía como una falta suya desperdiciar sus recursos al no tenerme aprendiendo en algún sitio.

Tras todo ésto he salido completamente convencido de mi posición en la empresa y de cuáles deben ser mis objetivos, todos ellos perfectamente razonables y hasta diría que fáciles. Puedo ahora tranquilamente sumirme en la rutina teniendo mis tareas definidas para al menos un mes y dedicarme al siguiente paso de mi integración en Londres, hacer vida social.

Anuncios

Me mandan al exterior

febrero 17, 2008

¡Mañana salgo al exterior de la oficina por primera vez!, llevo dos semanas aprendiendo a instalar y configurar una herramienta de monitorización de clústeres, y ha salido un banco que quiere que se la instalemos. Me van a enviar a mí a hacerlo.

El primer día me acompañará John, el sueco, pero el resto de la semana estaré solo allí. Es una oportunidad excelente para que me cojan confianza en el trabajo, lo que por supuesto también implica que no va a ser fácil. Sé lo justo para hacer mi tarea y ante casi cualquier problema tendré que llamar para pedir ayuda.

Tengo que revisar mi contrato para ver exactamente que os puedo contar de los clientes con los que trato y de lo que hago con ellos, no me quiero autocensurar de más, pero tampoco quiero que nadie de mi entorno profesional se sienta incómodo. Si puedo la próxima vez os contaré que banco es y qué es más exactamente lo que hago allí.

Ya en un tono más personal, está haciendo un frío del copón, y la calefacción no funciona muy bien. Valga el chiste fácil los animos están un poco caldeados en la casa. También he encontrado por fín una zona de tiendas donde poder comprar cosas que vayan más allá de comida, que es practicamente lo único que hay en Sydenham. Me he comprado unas zapatillas de deporte y un chandal y salgo dentro de un rato a correr al parque al lado de mi casa.

Si Rocky sale a correr con nieve en cada película,  yo puedo salir con este frío, que carajo.

Resumen de gastos

febrero 10, 2008

Hace un mes que aterricé en Londres, y puedo hacer balance de lo que me ha costado, que resumo a continuación.

  • Transporte: 178.80£
  • Alojamiento: 900.1£
  • Móvil: 35£
  • Ropa: 177.5£
  • Comida: 119.2£
  • Fiesta: 98.73£
  • Total: 1509.33£

Estos gastos incluyen los que no he reflejado desde el miércoles, unos 20£ en fiesta, otros tantos en comida. Me he dado cuenta también de que no había mencionado antes los gastos de pagar la fianza y un mes del piso, que eran 770£. Las categorías las he hecho un poco liberalmente, pero son bastante adecuadas.

Conclusiones:

Lo realmente caro es el alojamiento y el transporte, aunque en meses sucesivos ambos se reducirán a la mitad, ya que con pagar 109£ de la Travelcard y unos 420£ de alquiler y facturas será suficiente.Haciendo cálculos de los gastos excepcionales de este mes (sobre todo iPod, ropa y fianza), se debería poder vivir más o menos justo con 1000£ al mes, pero a Londres no merece la pena venir a cobrar poco, para eso mejor ir a un sitio donde se viva mejor o al menos se aprenda inglés.

Si te vienes ya con trabajo o esperas encontrarlo rápido lo mínimo que debes traerte son unos 2000£, a mí no me pagan hasta el 29 de Febrero y si hubiera venido con menos lo pasaría mal. A eso súmale unos 1000£ por cada mes que esperes pasar en el paro.
Es muy fácil gastarse mucho dinero saliendo de fiesta, sin darte cuenta. Yo me he gastado “sólo” 25£ por semana saliendo sólo los viernes, y habiendo sido más invitado que a la inversa. No es para nada difícil gastarse 50£ o más en una noche.

Es muy interesante guardar los tickets de todo y ver al final del mes en que te gastas el dinero. Lo más difícil es recordar el dinero que te gastaste saliendo de fiesta, pero puedes hacerlo saliendo con una cantidad conocida y contando el dinero que traes de vuelta.

Aventuras Subterráneas

febrero 6, 2008

El sistema de metro de Londres es bastante impresionante. Tiene aproximadamente una docena de líneas en lo que conforma la zona 1, que es el centro de la ciudad. Alrededor de esta zona 1 hay una serie de círculos concéntricos que son las zonas de la 2 a la 6, que están comunicados con la zona 1 mediante metro y cercanías.

Es de destacar la puntualidad del servicio y lo abundante que es la información. Yo tengo que coger un cercanías desde mi zona 3 hasta London Bridge en la zona 1, y se perfectamente que los que me vienen bien son el de las 7:55, el de las 8:08 o el de las 8:19. Según llegas a la estación si el tren va a llegar aunque sea un minuto tarde te dice el minuto exacto al que va a llegar, aunque lo normal es que llegue perfectamente puntual. Además en el caso de que vaya a retrasarse los operadores del servicio se disculpan profusamente por megafonía. Es un detalle que hace ver lo que se preocupan del servicio.

Además esta la página de Transport For London que te busca rutas combinando transporte público, bicicleta y a pie, te dice cuando pasa cada vehículo y cuanto tardas caminando en hacer los transbordos. Te da también varias rutas para que puedas escoger la que más te guste. Es bastante adictivo, la verdad.

Pero toda la buena intención del mundo a veces se queda corta para lidiar con una de las redes de metro más antiguas del mundo y que soporta un tráfico intensísimo. Por la Northern Line que me lleva de London Bridge al trabajo pasa un tren cada minuto en hora punta. El problema es que hay demasiada gente, es normal no poder coger el primer tren que pasa porque directamente no se cabe.

Estos dos últimos días ha sido un poco peor, y al llegar a la entrada del metro en London Bridge me he encontrado una masa enorme de gente y he oido avisos por megafonía diciendo que cerraban la estación debido a masificación en los andenes. Así, tal cual. El martes tras esperar apenas cinco minutos me fuí caminando a la siguiente estación, Bank. Hoy me la he vuelto a encontrar cerrada e iba a hacer lo mismo, pero al girar la estación he visto que las puertas del otro lado estaban abiertas y dejaban pasar a la gente, y he podido al final entrar.

Menos mal, porque hoy también habían cerrado la estación de Bank por masificación y los trenes no paraban en ella, me hubiera tocado caminar hasta el trabajo, aparte del cabreo.

El fín de semana también me pasó algo similar. Fuí a Camdem y a la vuelta habían cerrado la estación de Camdem Town, por una razón que seguramente adivinareis, en aquel entonces pensé que era algo excepcional y debido a la barbaridad de gente que había en el mercadillo.

Cada vez estoy más seguro de mudarme al centro en cuanto pueda. Si soy capaz de ir andando o en bici al trabajo me ahorraré un montón de disgustos, y no pagar la Travelcard me ayudará con el alquiler.

Merecido relax

febrero 3, 2008

Después de mi primera semana de trabajo este fin de semana me ha sentado de lujo. Cada uno de los días ha tenido sus detalles que en general me han servido para sentirme cada vez más cómodo.

El jueves y el viernes en el trabajo estuve siguiendo un seminario sobre DataSynapse, que es la plataforma grid más extendida con mucha diferencia en entornos comerciales. Aquí nadie da un duro por Globus, eso es como linux hace diez años, prometedor pero impracticable en el mundo empresarial. Ese seminario me sirvió para aprender cosas que me serán útiles pero también para conocer mejor a la gente de mi empresa, ya que el ponente y tres alumnos eramos empleados, los otros tres alumnos eran trabajadores de IBM.

Y para rematar el viernes me tome las tradicionales pintas con compañeros del curro, que eso ya se sabe que es lo mejor para socializar. Sin embargo me decepcionó un poco porque todos menos los tres españoles de la empresa se retiraron muy pronto, y con muy pronto me refiero a antes de cenar. Y encima las pintas no fueron de Guiness, como a mí me apetecía, sino de Mahou porque nos fuimos a un bar español, por decisión de los no españoles, que conste. Pero en general contento por haber empezado a salir sin necesidad de la gente del piso.

El sábado fue el día de bajar al Sainsbury’s a por un nórdico más gordo. Me crucé a Anderson en la cocina, y como ya me había ofrecido su coche el fin de semana anterior, se lo pedí. ¡Qué emoción, conducir al revés!. Desorienta muchísimo, y es muy difícil calcular el tamaño del coche. Para que os hagais una idea a los treinta segundos le aticé con el retrovisor del lado del pasajero a un coche que había aparcado. No hubo daños y nadie me vió, menos mal.

De paso que estaba en el Sainsbury’s, y como ahora ya no tengo problemas de pasta, me compré un iPod nano de los nuevos, que es una chulada y utilizaré todos los días en el tren y en el curro.  Si en comparación con el sueldo aquí algunas cosas son más caras que en España, como el transporte público, otras son ridículamente baratas, como los aparatos tecnológicos. Comida y ropa vienen a costar igual. El caso es que ahora vivo mucho más cómodo con una cama blandita y calentita y música para entretenerme mientras me desplazo.

Y hoy me he ido a Camdem, al mercadillo. Hacía un frío muy desagradable, y había mucha gente, y muchos españoles. Además no me podía comprar camisetas porque ahora ya no las llevo nunca, lo cual me ha dado mucha rabia. Cuando venga alguien de visita sin duda volveré a ir, porque es un sitio estupendo para comprar sobre todo ropa.

Mañana empiezo la segunda semana en el trabajo, y puede que hasta haga algo de trabajo de verdad, a ver si hay suerte. En cualquier caso se me pasará mucho más rápido y más fácil.

Gastos, muchísimos:

  • Cervezas en un bar de tapas: 15£
  • Cena en un restaurante español: 10£
  • iPod: 130£
  • Menaje: 21.89£
  • 2 Camisas baratas: 8£
  • Azúcar y café: 1.21£
  • Leche, spaghetti y otras cosas: 3.26£
  • Agua y una manzana: 0.75£
  • Músico en Euston: 0.20£
  • Pannetone: 0.99£
  • Maletín de piel: 16£
  • Gorra tipo chanquete: 10£
  • Leche, pan, fruta y tal: 5.79£